6 consejos para mantener tu hogar ordenado

Algunas personas nacen con el hábito de ser ordenadas y todo parece marchar como maquinaria de reloj suizo en su día a día. Otros afortunados logran encontrar orden en el desorden, si bien esto es más justificación que realidad. La gran mayoría debe desarrollar el orden como un hábito aprendido, con la finalidad de hacer más sencillas las actividades diarias.

organizacion-en-el-hogar

 

La frase “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar” podría parecer un cliché, pero lo cierto es que si uno piensa en la cantidad de tiempo invertido en buscar las llaves, recoger toda la ropa que se acumuló en una semana o en ordenar la despensa, quizá tener un orden resulte más fácil. Con esos 6 consejos se puede lograr mantener un hogar ordenado, requiriendo solo de constancia.

  1. 15 minutos del día: mantener tu casa limpia y en orden no debe ser una tarea exhaustiva. Una pequeña pero significativa cantidad de tiempo invertida al día puedes conservar tu casa en óptimas condiciones. Un día el baño, otro la cocina, uno más barrer la casa, otro para sacudir. Si son varios integrantes puedes dividir las tareas. La limpieza dará mayor sensación de orden.
  2. 1 entra, 2 salen: evita ser un acumulador de objetos con esta sencilla regla que te permitirá mantener tu hogar ordenado. Cada que compres o traigas un objeto nuevo a casa, haz que dos más salgan. Así lo pensarás dos veces antes de comprar algo y sabrás si realmente lo necesitas o solo es un mero capricho que ocupará espacio. Recuerda, menos es más.
  3. Multifuncionalidad: apuesta por dispositivos y muebles multifuncionales, lo cual te permitirá ahorrar espacio y ordenar más fácilmente tu casa. Un sofá cama, por ejemplo, te permitirá ganar espacio en la pieza de televisión o en tu cuarto, al mismo tiempo que ofrece un sitio para que algún visitante pueda pasar la noche de manera cómoda.
  4. Establece criterios: bien dicen que cada cabeza es un mundo y establecer un criterio que para ti haga sentido quizá ayude a mantener toda tu casa ordenada. La ropa puede estar por colores, por temporadas o por desgaste; en la cocina la batería de sartenes y cacerolas acomodadas por uso o por tamaño. Todo debe tener sentido para ti.
  5. Al despertar: incorporar una rutina al despertar puede serte de gran utilidad para comenzar el día y quitarte algunos pendientes, al tiempo que dejas todo en orden para tu regreso. Hacer la cama es una recomendación obvia y es el mejor de los comienzos, pero puedes acompañarla con poner una carga de ropa en la lavadora o separar y sacar la basura.
  6. Antes de dormir: cuando el día termine hay varias tareas que puedes incorporar a tu rutina y que a la larga te ayudarán a mantener todo en orden. Pon a secar la ropa que dejaste en la mañana en la lavadora y mientras cenas puedes colocarla en la secadora; Lava todos los platos y recipientes que hayas ocupado; pon la ropa sucia en el cesto correspondiente.